SÍNDROME COMPARTIMENTAL

EL SÍNDROME COMPARTIMENTAL

12047008_801534183288712_3745554430436179778_n

1. INTRODUCCIÓN

Es una lesión que ocurre en la FASCIA (fina membrana que recubre/envuelve a los músculos del cuerpo), y es más frecuente de lo que pensamos en CORREDORES de LARGA DISTANCIA y MARCHADORES debido al impacto repetido (micro-traumatismos) que soportan las piernas durante la carrera o la marcha. Aunque tampoco se libran de él otros deportistas como los MOTOCICLISTAS y los ESCALADORES, a los que les afecta el Síndrome Compartimental en el antebrazo.

2. DESCRIPCIÓN

Todos los músculos del cuerpo están recubiertos/envueltos por una fina membrana denominada FASCIA, que actúa AJUSTÁNDOSE al músculo y sirviéndole de SOSTÉN, además de permitir ADAPTARSE (por ser deformable) a los movimientos de los músculos para que se puedan deslizar unos sobre otros (evita el contacto directo entre ellos).
En el interior de este COMPARTIMENTO limitado por las Fascias, se reparten el espacio no sólo el Tejido Muscular (Músculo) sino también los Nervios y Vasos Sanguíneos; por tanto, si tenemos en cuenta que la Fascia tiene una capacidad de DILATACIÓN LIMITADA, cuando se produce un aumento de presión en estos compartimentos, las estructuras de su interior (musculares, nerviosas o sanguíneas) se verán COMPRIMIDAS.

Por tanto, si la PRESIÓN INTERNA es muy elevada y sostenida en el tiempo, los daños causados pueden llegar a ser graves:
– Sistema CIRCULATORIO se vería comprometido: el flujo sanguíneo no circularía correctamente, además de poder producirse un atrapamiento en sus conductos que nos llevaría a fallos crónicos.
– Sistema NERVIOSO de la zona sin irrigación nerviosa se podría ver colapsado.
– Sistema MUSCULAR: podría necrosarse la celda fascial a medio-largo plazo: debido a que esta estructura estaría sin irrigación nerviosa ni circulatoria.

Es muy frecuente en CORREDORES de LARGA DISTANCIA (y también en MARCHADORES), debido que durante la carrera las piernas soportan el impacto (micro-traumatismo constante y reiterativo) de cada zancada, que lleva a un aumento de la presión en el interior del compartimento limitado por la Fascia, que unido al aumento del 20% aproximadamente del propio músculo (por acumulación de líquido en su espacio intersticial durante el ejercicio), puede desencadenar un el Síndrome Compartimental.
Tampoco se libran otros DEPORTISTAS como los MOTOCICLISTAS y los ESCALADORES, a los que les afecta el Síndrome Compartimental en el ANTEBRAZO.

3. TIPOS y CAUSAS del SÍNDROME COMPARTIMENTAL

Hay 2 TIPOS (según cuál sea su Causa):
– S. Compartimental AGUDO: tras una agresión exterior como un traumatismo, quemadura, compresión muscular prolongada o inyección de sustancias en el compartimiento limitado por la fascia.
– S. Compartimental CRÓNICO: como consecuencia de esfuerzos musculares repetidos.

Y su ORIGEN/CAUSA puede de ser:
– MUSCULAR (la más común): es el resultado de la actividad física repetitiva. (a mayor esfuerzo físico, más rápida será la aparición de los síntomas y mayor será el efecto negativo).
– VASCULAR: trombosis venosa, atrapamiento de la arteria poplítea.
– ÓSEO: fracturas, enfermedad metabólica ósea, estrés tibial o periostitis.
– NERVIOSO: neuropatía periférica, radiculopatías.
– INFECCIOSO: osteomielitis.

4. SINTOMATOLOGÍA

Será muy importante no confundir el Síndrome Compartimental con otras lesiones deportivas como “sobrecargas” o “tendinitis”, y diagnosticar correctamente puesto que la inflamación del compartimento fascial lleva aparejada una o varias de las sintomatologías descritas a continuación:
– DOLOR INTENSO durante la práctica deportiva o al mantener durante mucho tiempo una situación de compresión muscular (como al permanecer de pie).
– Sensación de PRESIÓN/COMPRESIÓN y/o INFLAMACIÓN/HINCHAZÓN en el músculo afectado, pero SIN aparecer una clara EXTERNALIZACIÓN (no se aprecia derrame o abultamiento).
– Sensación ENTUMECIMIENTO: sensación de de hormigueo o adormecimiento, en incluso disminución de la sensibilidad (en estados avanzados).
– IMPOTENCIA FUNCIONAL (sólo en los casos más severos): el músculo afectado no realiza su función correctamente y el paciente es incapaz de realizar contracciones o movimientos completos con la estructura dañada.

5. TRATAMIENTO

1ª FASE – Consistirá en:
– REPOSO y cese de la actividad deportiva, para evitar el mecanismo lesional.
– Aplicación de FRÍO.
– ELEVACIÓN del miembro afectado.
– ESTIRAMIENTOS.
– Aplicación de CREMAS antiinflamatorias.
– Realización de MASAJES.
– Realizase un VENDAJE FUNCIONAL
– Tomar ANTIINFLAMATORIOS no esteroideos (sin fuese necesario)

2ª FASE (sólo si la 1ª Fase no resulto suficiente):
Se realizará un Tratamiento Quirúrgico, concretamente a una FASCIOTOMÍA:
– Consiste en realizar una pequeña incisión en la fascia para aliviar la presión allí contenida, que también pueden realizarse en varias secciones del propio tejido muscular (si la presión es muy elevada).
– A veces la incisión se mantiene abierta hasta una segunda intervención (tras a las 48h.) para cerrar la herida. Así se asegura la disminución completa de la presión.
– El posoperatorio consistirá en 3 meses aproximadamente de rehabilitación, en el que se realizaran estiramientos, masajes, fortalecimiento y movilizaciones de la zona afectada

6. PREVENCIÓN

Realizar los siguientes consejos básicos para mantener una musculatura sin estrés y favorecer el correcto flujo sanguíneo:
– ESTIRAR después de la actividad deportiva.
– ELVAR la zona.
– Aplicar FRÍO o baños de CONTRASTE.
– Realizar un REPOSO acorde a la cantidad de entrenamiento (estímulo) realizado.

MANUEL CHAPARRO LUQUE
————————————
LICENCIADO EN CIENCIAS ACTIVIDAD FÍSICA Y DEPORTE
Máster Alto Rendimiento Deportivo – COE
Entr. Nacional Atletismo Nivel III y Superior Triatlón Nivel III-ITU
OSTEÓPATA ESTRUCTURAL
MASAJISTA DEPORTIVO
Quiromasajista Superior