¿POR QUÉ NOS LESIONAMOS?

¿POR QUÉ NOS LESIONAMOS?
FACTORES QUE PREDISPONEN A UNA LESIÓN DEPORTIVA

45853_770434843065313_3620542091385797053_n

1. INTRODUCCIÓN

Si el cuerpo humano es una máquina “perfecta”, por qué también se lesiona si incluso lo cuidamos, y somos metódicos en:
– La PLANIFICACIÓN de nuestro entrenamiento: debe ser acorde a nuestro punto de partida, tener en cuenta las adaptaciones fisiológicas y bioquímicas, nuestra entrenabilidad (asimilación del entrenamiento), etc.; y no tanto la cercanía o lejanía de la prueba a preparar y la marca concreta que queremos realizar.
– La NUTRICIÓN: acorde a las necesidades específicas de nuestro deporte/disciplina atlética concreta, y en ciclo de entrenamiento de la temporada que nos encontramos.
– Y el DESCANSO: que debe ser acorde al trabajo laboral que tenemos (si es muy físico o no, si estamos muchas horas de pie, etc.), y al número y calidad de sesiones de entrenamiento que realizamos a la semana. Cuando hablamos de descanso nos referimos a cuantos días a la semana descansar, a planificar masajes de descarga preventivos cada 3-6 semanas según ciclo de entrenamiento y número de horas de sueño (entre noche y siesta), y la calidad del mismo.

Llegado a este punto, vemos que teniendo en cuenta todo lo anterior (entrenamiento, nutrición, descanso), no es ser suficiente para escapar de las lesiones deportivas; e incluso atletas que llegan a hacer justo lo contrario, parece que no se lesionan nunca… por tanto, ¿dónde está el “truco”?
El “TRUCO” se debe sencillamente, a que la causa más relevante que nos lleva a lesionarnos, y no está siendo lo suficientemente tenida en cuenta, parece ser la BIOMECÁNICA, que siendo muy “reduccionistas” sería el análisis de la técnica individual de cada uno al realizar un gesto deportivo simple/complejo como es correr, lanzar, saltar o marchar.
Llegado a este punto, paso a comenzar a comentar las CAUSA/S que llevan a lesionarnos.

2. CAUSAS PRINCIPALES

2.1. IRREGULARIDADES/ANOMALÍAS en la ESTRUCTURA (en la ESTÁTICA)

2.1.1. GENERALES

– LAXITUD ARTICULAR (se presenta 15-20% de la población; más predominio mujeres): genera una hipermovilidad articular en el deportista, y por tanto le predispone a sufrir ESGUINCES y LUXACIONES con frecuencia.
– FRAGILIDAD MUSCULAR: predispone a sufrir lesiones MUSCULARES repetidas, debido a alteraciones neuro-musculares, que pueden ser agravadas si añadimos el estrés propio de la competición.

2.1.2. ESPECÍFICOS

– PIERNAS: dismetría por una pierna corta anatómica.
– RODILLAS: Genu Valgo (piernas en “X”) o Genu Varo (piernas en “()”)
– PIE: Plano o Cavo.
– TIBIA: Torsiones Tibiales.

2.2. IRREGULARIDADES/ANOMALÍAS FUNCIONALES

– NO TRATAR/CURAR bien las LESIONES o de forma insuficiente: nos llevara a que se manifiesten otras COMPLICACIONES (osificaciones musculares, cicatrices musculares y callos ligamentosos, además de inestabilidad articular) y nos predispone a RECAIDAS y aparición de Procesos DEGENERATIVOS.
– CONTRACTURAS musculares frecuentes (por no estirar, ni programar sesiones de masajes de descarga,…), y/o DESCOMPENSACIONES musculares (por no hacer trabajos compensatorios) que llevan a afectar a la estructura; por ejemplo: creando una pierna larga funcional (por un iliaco anterior) o una pierna corta funcional (por un iliaco posterior).
– No introducir sesiones de TÉCNICA DE CARRERA en nuestros entrenamientos.

2.3. IRREGULARIDADES/ANOMALÍAS en la BIOMECÁNICA (en DINÁMICO)

2.3.1. EN EL TOBILLO

– PRONACIÓN excesiva del tobillo (más frecuente): cuando el pie en dinámico, llegado el cansancio, una vez impacta en el suelo tiende a pronar más allá de los 8 grados (hasta 6-8º es normal, puesto que un pie debe pronar lo suficiente para estar flexible, móvil y tener capacidad de adaptación ante superficie irregulares) para luego tender a equilibrase llegada la fase de apoyo. Son corredores que tienden a correr con las piernas MÁS JUNTAS, pisando con la parte más INTERNA del pie, recibiendo esta el peso.
– SUPINACIÓN excesiva del tobillo (menos frecuente): cuando el pie en dinámico, llegado el cansancio, tiende a supinar (va a tener más problemas de falta de estabilidad y deficiente absorción del impacto). Son corredores que tienden a correr con las piernas SEPARADAS, pisando con la parte más EXTERNA del pie, recibiendo esta el peso.

2.3.2. EN LA CADERA

– Inclinación ANTERIOR excesiva: incrementa excesivamente la lordosis lumbar trayendo problemas de espalda.
– Inclinación LATERAL excesiva: debida a la escoliosis, haciendo que el atleta tienda a cargar más peso a un lado.
– Asimetría en el Movimiento PÉLVICO: atletas que tienen a correr con una pierna de manera “circular”, pero con la otra pierna de manera “pendular”.

3. CAUSAS SECUNDARIAS

3.1. FACTORES DEGENERATIVOS o INVOLUTIVOS (a partir de los 30 años)

– MÚSCULO: con la edad disminuye su MASA, PESO y VOLUMEN; reduciéndose por tanto la intensidad y velocidad de contracción, así como el tono y la fuerza. Su recuperación será más lenta, además de que la potencia y coordinación del movimiento se verán reducidas. Aunque para actividades de resistencia e intensidad baja, la capacidad de trabajo permanece más estable.
– TENDONES: con la edad se empiezan a desarrollar más frecuentemente fenómenos degenerativos que se acompaña de una sintomatología (TENDINITIS o ENTESITIS), que si no se tratan pueden predisponer a la rotura.
– CARTÍLAGO ARTICULAR y elementos CÁPSULO-LIGAMENTOSOS: sufren mucho con el paso de los años, presentándose con frecuencia CONDROMALACIAS, ARTROSIS e incluso problemas VERTEBRALES (lesión disco intervertebral).

3.2. FACTORES HIGIENICO-DIETÉTICOS

Los siguientes factores son capaces de fragilizar tanto las formaciones musculo-esqueléticas, como tendinosas; predisponiendo a lesiones:
– Mala ALIMENTACIÓN.
– Insuficiente HIDRATACIÓN o re-hidratación (durante o post-ejercicio)
– SUEÑO insuficiente: tanto en cantidad como calidad.
– El uso de ANABOLIZANTES.

3.3. FACTORES PSICOLÓGICOS

Destacar que hay 25% de deportistas, que solo ellos acumulan el 80% del total de las lesiones deportivas, y presentan las siguientes características:
– Deportistas con AGRESIVIDAD, problemas de atención, concentración, coordinación y/o frecuentemente sobreentrenados.
– Deportistas CANSADOS y/o aburridos ya con su deporte; y que además se agrava si coincide con CAMBIOS en su vida deportiva, familiar o profesional.

3.4. FACTORES TECNOLÓGICOS

– ENTRENAMIENTO: falta de entrenamiento o errores en la planificación (sobre todo tras salir de una lesión o tras un periodo de inactividad).
– CALENTAMIENTO: por su ausencia o incorrecto calentamiento concreto para el entrenamiento/competición.
– INADAPTACIÓN: al material deportivo como calzado deportivo, raquetas, etc.

4. PREVENCIÓN DE LESIONES

– Introducir en sesiones de ESTIRAMIENTOS en los entrenamientos y planificar sesiones de MASAJES de DESCARGA preventivos, para evitar contracturas musculares y/o descompensaciones musculares.
– Tratar/curar bien las lesiones: hay que tener en cuenta que no se curan solas.
– Introducir sesiones de TECNICA de CARRERA en los entrenamientos.
– Ir primero a un OSTEÓPATA que nos valore y corrija la CADERA (si fuese necesario) y/o posibles problemas en otras estructuras, para posteriormente ir a un PODÓLOGO deportivo para que nos haga una PLANTILLAS CORRECTORAS (si fuese necesario).
– Introducir sesiones de FORTALECIMIENTO: al menos de los ABDOMINALES (para corregir la excesiva lordosis lumbar, y por tanto la inclinación ANTERIOR) y de la musculatura de las piernas (incidiendo sobre todo en el trabajo compensatorio de musculatura agonista/antagonista en la CARRERA y también entre una pierna y la otra).

MANUEL CHAPARRO LUQUE
———————————-
LICENCIADO EN CIENCIAS ACTIVIDAD FÍSICA Y DEPORTE
Máster Alto Rendimiento Deportivo – COE
Entr. Nacional Atletismo Nivel III y Superior Triatlón Nivel III-ITU
QUIROMASAJISTA DEPORTIVO
OSTEÓPATA INTEGRAL